Blog

Categorías

Calendario

<<   Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Sindicación

Apúntate

Derecho Educativo

Una herramienta para la escuela nueva

Noviembre del 2007

LOS PRINCIPIOS DEL DERECHO EDUCATIVO EN EL INFORME DELORS

30 de Noviembre, 2007, 10:49

Por @ 30 de Noviembre, 2007, 10:49 en General

I.- Introducción

 

        El  Informe Delors fue elaborado por una comisión internacional para la educación del siglo XXI a petición de la UNESCO. Su nombre se debe a que estuvo presidida por Jaques Delors.

 

         Es importante destacar que el informe fue realizado por personas de todo el universo, aun habiendo grandes diferencias culturales entre unos y otros.

 

         El informe es trascendente porque busca soluciones para la educación de este nuevo siglo XXI; y destaca que es fundamental para lograr el desarrollo más humano de las personas y de la sociedad, basada en valores universales como la paz y la solidaridad.

 

         Desde nuestro particular enfoque del Derecho Educativo, el Informe Delors nos entrega principios sustanciales para el ejercicio y practica del derecho en las escuelas, que debemos rescatar y analizar pormenorizadamente para lograr contribuir con la creencia generalizada acerca de que la educación es la esperanza para un mejor futuro de la humanidad y que es el mejor vehículo para consolidar valores universales como los derechos humanos, la formación ciudadana democrática y la cultura de Paz.

 

 

II.- Principios que rescatamos para el Derecho Educativo

 

II.- a) Implantar la educación para toda la vida:

 

         El informe expresa: “La educación durante toda la vida se presenta como una de las llaves de acceso al siglo XXI. Esta noción va más allá de la distinción tradicional entre educación básica y educación permanente, y responde al reto de un mundo que cambia rápidamente. Pero esta afirmación no es nueva, puesto que en anteriores informes sobre educación ya se destacaba la necesidad de volver a la escuela para poder afrontar las novedades que surgen en la vida privada y en la vida profesional. Esta necesidad persiste, incluso se ha acentuado, y la única forma de satisfacerla es que todos aprendamos a aprender.”

 

         Precisamente el Derecho Educativo propugna por la formación ciudadana en cada una de las escuelas, mediante el ejercicio jurídico de crear y transformar normas de convivencias, basadas en un derecho abierto y valores de la cultura de Paz, con la participación de toda la comunidad educativa, es decir directivos, docentes, alumnos, exalumnos, padres, nodocentes e integrantes de los organismos culturarles representativos de la comunidad donde se encuentra inserta la unidad pedagógica escolar.

 

         De esta manera se podrá lograr como lo manifiesta el informe que analizamos, que “todos aprendamos a aprender”, por medio del estudio y concientización de los valores que tenemos que sustentar para poder realizar las normas de derecho que nos ayude a convivir en forma pacifica y crear de esta manera un estilo de vida diferente en la comunidad.

 

         También esta educación que propone el derecho en la escuela, es una educación para toda la vida, ya que, no solamente el alumno estará sujeta a la misma, sino todos lo integrantes de la comunidad educativa, y cuando dejen la escuela, la enseñanza se repetirá en la participación que se realiza como exalumno y/o padre y/o integrante de las organizaciones comunitarias de la zona donde se encuentre inserta la unidad escolar.

 

 

II.- b) Aprender a convivir.

 

        Es un vértice fundamental del informe que une al derecho y la escuela, conformando en la práctica el Derecho Educativo. Al respecto el informe afirma que este es uno de los retos más importantes del siglo XXI, ya que debemos aprender a descubrir progresivamente al otro; debemos ver que tenemos diferencias con los otros, pero sobre todo tenemos interdependencias, dependemos los unos de los otros.

 

         También se expresa que para descubrir al otro debemos conocernos a nosotros mismos: “cuando sepa quien soy yo, sabré plantearme la cuestión de la empatía, entenderé que el otro piense diferente de mi y que tiene razones tan justas como las mías para discrepar”.

 

         Pero además surge otra obligación que, tras el profundo cambio de los marcos tradicionales de la existencia, nos exige comprender mejor al otro, comprender mejor el mundo. Exigencias de entendimiento mutuo, de diálogo pacífico y, por qué no, de armonía, aquello de lo cual, precisamente, más carece nuestra sociedad.

 

         Esta posición lleva a la Comisión a insistir especialmente en uno de los cuatro pilares presentados e ilustrados como las bases de la educación. Se trata de aprender a vivir juntos conociendo mejor a los demás, su historia, sus tradiciones y su espiritualidad y, a partir de ahí, crear un espíritu nuevo que impulse la realización de proyectos comunes o la solución inteligente y pacífica de los inevitables conflictos, gracias justamente a esta comprensión de que las relaciones de interdependencia son cada vez mayores y a un análisis compartido de los riesgos y retos del futuro.

 

         Este pilar, está muy consustanciado con el derecho, ya que es por la creación de normas de convivencia y su correcto cumplimiento, donde se basará la vida en común de toda la comunidad educativa y por proyección inevitable la de toda la comunidad social.

 

         Es por ello que insistimos que el Derecho Educativo tiene la misión ineludible de ser el vértice angular que eduque y forme y transforme a la comunidad por medio de la escuela.

 

 

II.-c) Aprender a ser

 

        Desde el enfoque especial del Derecho Educativo Multidimensional, el informe Delors prioriza la dimensión antropológica del hombre, indicando que es necesario la realización de la persona, favoreciendo la educación integral y el desarrollo total y máximo de la misma.

 

         Desde la dimensión cultural el informe expresa que priorice el pensamiento autónomo de cada persona, respetando la pluralidad y multiculturalidad en las escuelas.

 

         Para completar esta visión multidimensional del informe debemos consignar que en lo referente a la dimensión social se propone que se favorezcan los trabajos en común, que se preste atención al individualismo y que destaque la diversidad, como elemento necesario y creador, tratando de fundamentar en la igualdad la superación de los conflictos.

 

         Por último todo esto se logra aplicando la dimensión jurídica mediante la creación y puesta en funcionamiento de las reglas de convivencia basadas en valores de la cultura de Paz.

 

 

II.- d) Aprender a hacer

 

        Esto significa aprender a participar como un sujeto valioso en la vida comunitaria, aprendiendo a vivir diariamente con las normas y a respetarlas, para ello previamente todos los sujetos integrantes de la comunidad educativa se han formado debidamente en los valores de la cultura de Paz para poder hacer la normativa de convivencia escolar.

 

         En efecto al conformar las normas debe aprender a descubrir progresivamente al otro, debemos aprender a conocernos a nosotros mismos, de esa manera aprenderé a tolerar que el otro piense diferente de mi, y que tiene razones tan justas como las mías para discrepar, debiendo resaltarse la diversidad como elemento necesario y creador par hacer las normas de convivencia.

 

         También es importante destacar que el informe dice que antes de hacer las normas de convivencia escolar se debe concientizar a todos los integrantes de la comunidad educativa  por  medio de la educación emocional.

 

 

III.- La Formación ciudadana

 

        Un aspecto fundamental del Derecho Educativo es velar por la formación ciudadana en las escuelas, no solamente del docente y del alumno, sino de todos los integrantes de la comunidad educativa.

 

         Con ese fin podemos rescatar del informe Delors algunas indicaciones que se encuentran íntimamente ligadas con este objetivo y que transcribimos expresamente:

 

         “Es en la escuela donde debe iniciarse la educación para una ciudadanía consciente y activa.”

 

         “En cierto modo, la ciudadanía democrática es un corolario de la virtud cívica. Pero puede fomentarse o estimularse mediante una instrucción y unas prácticas adaptadas a la sociedad de la comunicación y la información. Se trata de proporcionar claves de orientación con miras a reforzar la capacidad de comprender y de juzgar.”

 

         “Los sistemas educativos deben responder a los múltiples retos que les lanza la sociedad de la información, en función siempre de un enriquecimiento continuo de los conocimientos y del ejercicio de una ciudadanía adaptada a las exigencias de nuestra época.”

 

         “Socialización de cada individuo y desarrollo personal no deben ser dos factores antagonistas. Hay pues que tender hacia un sistema que se esfuerce en combinar las virtudes de la integración y el respeto de los derechos individuales.”

 

         “De ella cabe esperar, no obstante, que contribuya a desarrollar la voluntad de vivir juntos, factor básico de la cohesión social y de la identidad nacional.”

 

 

IV.- Conclusión

 

        Terminamos este análisis con conceptos que tiene el informe Delors en su comienzo cuando expresa que la educación es una utopía necesaria y que: “…la Comisión desea por tanto afirmar su convicción respecto a la función esencial de la educación en el desarrollo continuo de la persona y las sociedades.

 

         “Pero, ¿cómo aprender a vivir juntos en la “aldea planetaria” si no podemos vivir en las comunidades a las que pertenecemos por naturaleza: la nación, la región, la ciudad, el pueblo, la vecindad? El interrogante central de la democracia es si queremos y si podemos participar en la vida en comunidad.”

 

         “La tensión entre lo universal y lo singular: la mundialización de la cultura se realiza progresivamente pero todavía parcialmente. De hecho es inevitable, con sus promesas y sus riesgos, entre los cuales no es el menor el de olvidar el carácter único de cada persona, su vocación de escoger su destino y realizar todo su potencial, en la riqueza mantenida de sus tradiciones y de su propia cultura, amenazada, si no se presta atención, por las evoluciones que se están produciendo.”

 

         “La tensión entre la indispensable competencia y la preocupación por la igualdad de oportunidades. Cuestión clásica, planteada desde comienzo de siglo a las políticas económicas y sociales y a las políticas educativas; cuestión resuelta a veces pero nunca en forma duradera. Hoy, la Comisión corre el riesgo de afirmar que la presión de la competencia hace olvidar a muchos directivos la misión de dar a cada ser humano los medios de aprovechar todas sus oportunidades. Esta constatación nos ha conducido, en el campo que abarca este informe, a retomar y actualizar el concepto de educación durante toda la vida, para conciliar la competencia que estimula, la cooperación que fortalece y la solidaridad que une.”

 

         “Por último, la tensión entre lo espiritual y lo material, que también es una constatación eterna. El mundo, frecuentemente sin sentirlo o expresarlo, tiene sed de ideal y de valores que vamos a llamar morales para no ofender a nadie. ¡Que noble tarea de la educación la de suscitar en cada persona, según sus tradiciones y sus convicciones y con pleno respeto del pluralismo, esta elevación del pensamiento y el espíritu hasta lo universal y a una cierta superación de sí mismo! La supervivencia de la humanidad –la Comisión lo dice midiendo las palabras- depende de ello”

 

         Nosotros como ellos manifestamos que el Derecho Educativo constituye un instrumento indispensable para que la humanidad pueda progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social, mediante la realización de normas de convivencia escolar que dejen de a lado la confrontación, la competitividad, priorizando la igualdad de oportunidades, la tolerancia y la realización de la persona por medio de la educación en valores de la cultura de Paz y su formación ciudadana, descartando definitivamente el sentido material de la educación y priorizando el sentido humanista y la participación de toda la comunidad.

DR. RAUL EDILBERTO SORIA VERDERA

                                                     ABOGADO-DOCENTE

 

 

Los derechos sobre este texto son reservados y queda terminantemente prohibida su reproducción no autorizada por cualquier medio impreso, electrónico o digital

Blog alojado en ZoomBlog.com


Enlaces http://www.derechodeleducador.ya.st/